En el pasado hemos hablado de bares o restaurantes que cobran de más a sus clientes, otros que abusan de los turistas o, incluso, de quien cobra un suplemento por poner hielo a un refresco. Pero nunca habíamos visto que un restaurante añadiera a la cuenta un cargo por hacer una ‘pregunta estúpida’ al camarero. Hasta ahora.

Una publicación en Reddit en la que aparece la foto de una comida en el restaurante Tom’s Diner de Denver, en el estado norteamericano de Colorado, se ha vuelto viral. Una pareja había ido a picar algo e hizo al camarero una pregunta que él consideró poco apropiada, por lo que además del puré de patata y de los ‘chicken tenders’, también les cobraron la pregunta.

No es algo extraño, sino que este restaurante tiene en su carta un apartado en el que anuncian que cobran por hacerles preguntas estúpidas. Es un extra más, como lo puede ser pedir más salsa o un pan de ajo: cuesta 38 centavos (unos 35 céntimos) y se aplica a aquellas mesas que hacen una pregunta poco inteligente… o que preguntan directamente cuáles son las esas preguntas estúpidas.

Lo pone en la carta

Aunque el asunto se haya hecho viral ahora, lo cierto es que Tom’s Diner lleva cobrando ese extra desde hace años. Es una seña de identidad de un restaurante que tiene mucha historia, tanta como que sus propios clientes lograron que no fuera derribado por considerarlo una institución en la ciudad, donde lleva 20 años abierto.

Ver esta publicación en Instagram

Tom's don't play.

Una publicación compartida de Russell Lopez (@copendejo) el

El gerente del restaurante, Hunter Landry, ha explicado a Today que se trata de algo divertido: 'Cuando tenemos una buena mesa divertida que se involucra con nosotros o cuando preguntan sobre ese cargo, siempre es divertido agregarlo'. Es una forma de complicidad con el cliente y de hacer el día más divertido también para los trabajadores.

No es la única broma que tienen en la carta: en la zona de los productos saludables ofrecen la sopa del día junto a dos opciones muy interesantes: saltarse la próxima comida (dicen que es 'dinero bien ahorrado') y volver caminando a casa ('no tiene precio'). Está claro que el Tom’s Diner ha calado hondo entre sus clientes y es por algo.