Además, durante 2019 la temperatura de los océanos fue la más cálida desde que hay registros, según el estudio, publicado el lunes (13.01.2020), el cual advierte de que no solo está aumentando sino que además se está acelerando.

El texto firmado por 14 científicos de once institutos de todo el mundo indica que las temperaturas más cálidas se han producido entre la superficie y los 2.000 metros de profundidad.

En el capítulo de récords, el trabajo señala además que la última década ha sido la más cálida en lo que se refiere a temperaturas oceánicas, en especial los últimos cinco años.

La temperatura del océano durante el año pasado fue de unos 0,075 grados celsius por encima de la medida registrada en el periodo de 1981 a 2010, señala un comunicado de la Instituto de Física Atmosférica de la Academia China de Ciencias.

Los expertos explicaron que para llegar a ese máximo de temperatura los océanos han tenido que absorber miles de millones de julios (joule) de calor, en concreto 228 sextillones.

Para dar una idea de lo que representa esa cifra, 'la cantidad de calor que hemos puesto en los océanos mundiales durante los últimos 25 años equivale a 3.600 millones de explosiones de bombas atómicas como la de Hiroshima', señaló el autor principal del artículo y profesor del Centro Internacional de Ciencias Climáticas y Ambientales de China, Lijing Cheng.

Ver el video 01:30

Compartir

Aumenta el nivel del mar por el cambio climático

Enviar Facebook Twitter google+ Whatsapp Tumblr Meneame Digg linkedin Sonico Newsvine

Enlace permanente https://p.dw.com/p/3TuUq

Aumenta el nivel del mar por el cambio climático

 Prueba 'irrefutable' del calentamiento global

El experto aseguró que esta medición del calentamiento del océano 'es irrefutable y es una prueba más del calentamiento global'; para explicar este calentamiento el autor señala que no hay 'alternativas razonables' más allá de las emisiones humanas de gases.

Los investigadores usaron un método relativamente nuevo de análisis que les permitió examinar las tendencias de calor de los últimos 50 años y el estudio también incluye los cambios de temperatura en los océanos registrados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa) de los Estados Unidos.

'Los dos conjuntos de datos independientes indican que los últimos cinco años han sido los más cálidos que se han registrado para las temperaturas oceánicas mundiales', agrega la nota.

El calentamiento global 'es real y está empeorando' y esta es solo 'la punta del iceberg de lo que está por venir. Afortunadamente podemos hacer algo: podemos usar la energía de manera más sabia y  diversificar nuestras fuentes de energía. Tenemos el poder de reducir este problema', dijo el coautor del estudio John Abraham, de la estadounidense universidad de St. Thomas.

Los investigadores señalaron que se puede trabajar para revertir el efecto de la actividad humana en el clima, pero 'al océano le llevará más tiempo responder que a los ambientes atmosféricos y terrestres'.

Desde 1970, más del 90 % del calor del calentamiento global ha ido a parar al océano, mientras que solo el cuatro por ciento del calentó la atmósfera y la tierra.

CP (efe, dpa)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

  • Una vista espacial de la Tierra.

    El océano, nuestra fuente de vida

    Nuestro planeta azul

    Los océanos cubren hasta el 71% de la superficie de la Tierra y el 90% de la biosfera. Son una parte integral de la vida y proporcionan entre el 50 y el 80% del oxígeno del planeta, siendo algo fundamental para el ciclo del carbono. El origen de los océanos es un misterio, pero se cree que se formaron hace 4.4oo millones de años, desempeñando un papel catalizador para el surgimiento de la vida.

  • En las profundidades de los océanos.

    El océano, nuestra fuente de vida

    Los misterios de las profundidades

    A pesar de su gran tamaño, sabemos muy poco sobre los océanos. De hecho, más del 80% del reino submarino aún no ha sido mapeado o explorado. Los científicos están trabajando para desvelar sus misterios, lo que ayudaría a comprender de mejor manera el cambio ambiental y cómo gestionar los recursos oceánicos.

  • Las olas rompen contra un barco.

    El océano, nuestra fuente de vida

    El regulador del clima

    Los océanos juegan un papel muy importante en cuanto a la regulación del clima, ya que absorben las radiaciones solares, distribuyen el calor, e influyen en los patrones climáticos. Pero el cambio climático está alterando este balance, afectando la capacidad de los océanos para realizar sus tareas claves, como el almacenamiento de carbono y la generación de oxígeno.

  • Los coloridos peces de arrecife nadan alrededor de un coral.

    El océano, nuestra fuente de vida

    Lleno de vida

    El océano es el hogar de al menos 230.000 especies conocidas. Los arrecifes de coral, en el fondo del mar, son un refugio para invertebrados como los cangrejos, las estrellas de mar y los moluscos, y así como los coloridos peces de arrecife. La vida vegetal florece a poca profundidad, mientras que criaturas más grandes, como los tiburones, las ballenas y los delfines nadan en aguas profundas.

  • Una foto del gusano calamar.

    El océano, nuestra fuente de vida

    Criaturas raras y maravillosas

    Como era de esperar, los científicos creen que hasta dos tercios de todas las especies oceánicas no han sido descubiertas. Pero, todos los años los investigadores descubren nuevas especies, muchas de ellas son muy diferentes a las ya encontradas, como el gusano calamar (foto) que fue hallado en el mar de Célebes en 2007.

  • Una foto del antes y del después de los colares.

    El océano, nuestra fuente de vida

    Una advertencia

    El océano está bajo presión. Uno de los ejemplos más notables es el blanqueamiento de los corales en el mundo. Debido al aumento de las temperaturas y a la contaminación, los corales se estresan y expulsan una especie de algas que les permiten crecer y reproducirse. Algunos corales se pueden salvar, pero cuando esta situación se prolonga aumentan las posibilidades de un desenlace mortal.

  • Peces nadan por el océano Pacífico.

    El océano, nuestra fuente de vida

    Sin un refugio

    Las especies marinas también están sufriendo las consecuencias. Las investigaciones recientes muestran que las poblaciones locales de peces, moluscos y cangrejos están desapareciendo a una velocidad dos veces mayor que las especies terrestres. Las altas temperaturas son las responsables, ya que es difícil encontrar un refugio y la mayoría de las especies no logran adaptarse.

  • Una vista aérea del del deshielo en Groenlandia.

    El océano, nuestra fuente de vida

    El gran deshielo

    El calentamiento está causando el deshielo de los glaciares y del hielo en la criósfera , partes de la superficie de la Tierra en donde el agua se encuentra en estado sólido, incluyendo hielo y nieve. Este proceso está contribuyendo al aumento del nivel del mal global y podría provocar el incremento de acidificación de los océanos, debido al metano liberado del permafrost en el océano Ártico.

  • Una playa en Portugal.

    El océano, nuestra fuente de vida

    Una gran conexión

    Los humanos están indisolublemente unidos al océano. Durante miles de años las comunidades han habitado a lo largo de la costa, para conseguir alimentos y medios de subsistencia. Hoy en día, más de mil millones de personas viven en las regiones costeras, que probablemente se verán afectadas por el aumento del nivel del mar.

  • Un barco pesquero.

    El océano, nuestra fuente de vida

    La naturaleza desaparece

    Pero esta conexión ha costado caro. Sólo el 13% de los océanos del mundo están completamente libres de las actividades humanas como la pesca, y casi no quedan especies naturales a lo largo de las zonas costeras. Incluso los confines más lejanos del océano Ártico no están intactos, por los avances tecnológicos. Proteger la vida silvestre será un reto para las generaciones futuras.

    Autor: Ineke Mules


DW recomienda

Fuente: DW >> lea el artículo original