Un equipo de científicos ha logrado construir milimétricos 'robots vivos', ensamblados a partir de células de ranas y que podrían servir para suministrar medicamentos, limpiar residuos tóxicos o recoger microplásticos en los océanos.

La descripción de estos 'xenobots' se publica este lunes (13.01.2020) en un artículo en la revista PNAS, liderado por científicos de las universidades de Vermont y de Tufts, ambas en Estados Unidos.

Los primeros diseñaron estas 'nuevas criaturas' a través de operaciones en un supercomputador y los segundos se encargaron de ensamblarlas y probarlas; es la primera vez que se diseñan máquinas completamente biológicas desde cero, según el equipo responsable.

Se trata de 'máquinas vivas novedosas', resumió en un comunicado Joshua Bongard, uno de sus responsables y experto en robótica y computación de la Universidad de Vermont, quien apunta: 'no son ni robots tradicionales ni una especie animal ya conocida, sino una nueva clase de artefacto, un organismo vivo y programable'.

'Podemos imaginar muchas aplicaciones útiles para estos robots vivos que otras máquinas no pueden hacer', aseguró por su parte Michael Levin, otro de los firmantes de este artículo y director del Centro de Biología Regenerativa y del Desarrollo de Tufts, quien, entre ellas, enumera buscar compuestos contaminantes, recoger microplásticos en los océanos o viajar en las arterias humanas.

Los investigadores comenzaron usando un algoritmo evolutivo -aquellos basados en los postulados de la evolución biológica- para crear miles de posibles diseños para estas nuevas formas de vida. Después aplicaron reglas básicas de biofísica para establecer qué podían hacer las células de la piel o cardíacas y se quedaron con aquellos organismos simulados más exitosos y se desechó el resto.

Forscher entwickeln lebende Roboter (UVM/Sam Kriegman)

El organismo cuadrúpedo manufacturado tiene entre 650 y 750 micras de diámetro

 

Luego, los biólogos de Tufts, transfirieron estos diseños a la vida: primero recolectaron células madre 'cosechadas' de los embriones de ranas africanas, en concreto de la especie 'Xenopus laevis' -de ahí el nombre de los 'xenobots'-; luego las separaron en células individuales y las dejaron incubar, continúa el comunicado. Más tarde, con ayuda de unas diminutas pinzas y un electrodo aún más pequeño, las células fueron cortadas y unidas otra vez bajo el microscopio copiando los modelos conseguidos en el supercomutador.

Ensambladas en 'formas corporales nunca antes vistas' en la naturaleza, las células comenzaron a trabajar juntas, aseguraron los investigadores, que explicaron que las células de la piel formaron una arquitectura más pasiva, mientras que las del músculo cardíaco fueron puestas a trabajar creando un movimiento hacia adelante más ordenado, tal y como habían diseñado los algoritmos.

Todo esto, agregaron, ayudado por patrones espontáneos de auto-organización, permitiendo que los robots se movieran por su cuenta.

Ver el video 02:41

Compartir

¿Quién teme a los robots?

Enviar Facebook Twitter google+ Whatsapp Tumblr Meneame Digg linkedin Sonico Newsvine

Enlace permanente https://p.dw.com/p/3R5lF

¿Quién teme a los robots?

Estos robots son, además, totalmente biodegradables: cuando terminan su trabajo tras siete días son solo células de piel muertas.

'Miras las células con las que hemos estado construyendo nuestros xenobots y, genómicamente, son ranas; es cien por cien ADN de rana...pero no son ranas', apuntó Levin, quien se preguntó qué más son capaces de hacer estas células.

Y es que construir estos xenobots -que seguirán desarrollando- es un pequeño paso para descifrar lo que este investigador llama 'código morfogenético', que proporciona una visión más profunda, de forma general, de cómo los organismos están organizados y cómo computan y almacenan información basada en sus historias y ambiente.

eal (efe, theguardian.com)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

  • El robot Pepper practica deporte con gente mayor.

    Robots, de gran ayuda en los asilos japoneses

    Entrenando con el robot 'Pepper'

    La sociedad envejece, sobre todo en Japón. Se estima que un tercio de la población japonesa tendrá 65 años o más en 2035. Para poder cuidar mejor de las personas mayores, los asilos de Japón utilizan robots.

  • Ein menschenartiger Roboter hebt seine Hände, um Senioren in einem Altenheim in Tokio eine Trainingsstunde zu geben. (Foto: Reuters)

    Robots, de gran ayuda en los asilos japoneses

    ¡Derecha, izquierda, bien hecho!

    En este asilo en Tokio, el robot 'Pepper' entrena durante una hora a los residentes del centro. Con su voz electrónica, indica con mucho tacto a los participantes qué es lo que deben hacer: '¡Derecha, izquierda, bien hecho!'. Pepper ya está funcionando en casi 500 asilos japoneses. No solo puede dar clases de deporte, sino también conversar sobre temas simples.

  • Una señora aplaude a un robot perro.

    Robots, de gran ayuda en los asilos japoneses

    Jugando con Aibo

    Los robots sustituyen en el asilo Shin-tomi a los animales domésticos con los que los ancianos pueden interactuar. En la imagen, una mujer está jugando con el perro robot Aibo. En este centro, los cuidadores usan 20 modelos diferentes para entretener a las personas. El Gobierno del país espera que este asilo sirva de modelo para otros centros, también en el extranjero.

  • Dos robot con apariencia de foca y una mano que los acaricia.

    Robots, de gran ayuda en los asilos japoneses

    Haciendo mimos a Paro

    Este robot con apariencia de foca no solo tiene un pelaje suave, Paro también emite sonidos cuando lo acarician. Durante diez años se estuvo desarrollando este tipo de robots. Entretanto hay cinco mil robots focas en el mundo. De ellos, tres mil solo en Japón. El único inconveniente es el precio. En Japón cuesta 3.800 dólares y en Europa, 5.000.

  • Robot en un asilo japonés.

    Robots, de gran ayuda en los asilos japoneses

    Juguetes caros

    Muchos centros japoneses financian estos caros amigos de juego con subvenciones gubernamentales. Los ancianos disfrutan de su compañía. Paro no solo reacciona ante las caricias, sino también ante el lenguaje y la luz. Entonces, mueve la cabeza, guiña los ojos o emite los sonidos típicos de una foca.

  • Un traje de músculos ayuda a un cuidador a levantar a una anciana.

    Robots, de gran ayuda en los asilos japoneses

    Con más fuerza gracias a un robot

    Los robots no solo sirven para entretener a los residentes, sino que ayudan también a los cuidadores a la hora de movilizar o transportar a los ancianos, tal y como hace este 'traje de músculos' de la imagen. Los cuidadores pueden levantar con más facilidad a los pacientes.

  • Cuidador transporta a un anciano en Japón con la ayuda de un traje robot.

    Robots, de gran ayuda en los asilos japoneses

    La rutina de los cuidadores es más fácil

    Los trajes robot apoyan aportando fuerza. Eso es bueno para los ancianos, porque se sienten más seguros. Y también para los cuidadores, porque las máquinas impiden que tengan dolores de espalda provocados por el levantamiento y transporte de los pacientes.

  • Aparato que ayuda a una persona mayor a caminar.

    Robots, de gran ayuda en los asilos japoneses

    Caminando con la ayuda de un robot

    Los robots también ayudan a las personas mayores a volver a caminar, porque les ofrecen equilibrio y les muestran cómo colocar los pies. Pero el Gobierno japonés está convencido, a pesar de las ventajas, de que las máquinas no pueden sustituir a los seres humanos. Los robots ayudan a los cuidadores con la fuerza y la movilidad. Así estos disponen de más tiempo para realizar otras tareas.

    Autor: Jennifer Wagner


DW recomienda

Fuente: DW >> lea el artículo original