Sin cambios y en la misma semana que las elecciones presidenciales, finalmente el superclásico entre Boca Juniors y River Plate por la semifinal de la Copa Libertadores no será postergado, tal como pretendían en la Casa Rosada. La Ciudad prepara un importante operativo de seguridad en La Boca para evitar incidentes. Negociaciones con la Conmebol y los cruces con Nación.

El partido de vuelta por la semifinal de la Copa Libertadores será el martes 22 de octubre a las 21.30 en La Bombonera, donde Boca buscará revertir la derrota del partido de ida, cuando cayó 2 a 0 ante River. El encuentro tendrá un condimento especial: en un mes convulsionado por hechos políticos y sociales, se hará apenas cinco días antes de las elecciones presidenciales.

CLAVES DEL SUPERCLÁSICO MÁS PICANTE

  • El Boca - River por la vuelta de la semifinal de la Copa Libertadores será el martes 22 a las 21.30.
  • La Ciudad montará un importante operativo de seguridad para evitar incidentes. 
  • El Gobierno nacional quería postergar el partido hasta después de las elecciones del 27 de octubre.
  • 'Me preocupa que días antes de la elección haya miles de efectivos en un partido de fútbol', se quejó el secretario de Seguridad de Nación.
  • La Conmebol no accedió a cambiar la fecha del partido.

“Habrá un operativo muy importante, con gran cantidad de policías para garantizar que no haya ningún inconveniente”, dijeron a BigBang desde el Ejecutivo porteño. El despliegue sería similar al que se aplicó en el Monumental la semana pasada, donde hubo 1.500 agentes asignados, entre efectivos de la fuerza porteña, agentes de prevención y cadetes del Instituto Superior de Seguridad Pública, que operaron el filtro del programa Tribuna Segura, para evitar el ingreso de hinchas que tienen aplicado el derecho de admisión.

El plan original del Ministerio de Seguridad de la Nación era posponer el partido de vuelta hasta después de las elecciones, con el objetivo de no sumar un condimento que pueda ser conflictivo la misma semana en que millones de argentinos irán a las urnas. Sin embargo, las conversaciones entre funcionarios de la cartera que comanda Patricia Bullrich y autoridades de la Conmebol no llegaron a buen puerto.

El lunes Mauricio Macri aseguró al Canal 10 de Tucumán que la trascendencia del superclásico “supera a la Argentina y la región”, y dio a entender que la Conmebol se mostró rígida para no modificar la fecha. “Lo televisan 90 países. Es un partido de fútbol que para los hinchas es muy importante, pero hay que desdramatizar e insistir con que la violencia no tiene nada que ver con el fútbol”, agregó el mandatario.

Aunque los últimos enfrentamientos entre Boca y River se realizaron sin incidentes, nadie puede olvidar la tarde del 24 de noviembre de 2018, cuando en la final de la Libertadores el micro de Boca fue apedreado por un grupo de hinchas de River en el acceso al estadio, lo que derivó en una batalla campal y la suspensión del partido, que se terminó jugando 15 días después en Madrid.

Por eso, la Ciudad prepara un gran operativo de seguridad, que a diferencia de los partidos por la Superliga no sólo afectará a los alrededores de La Bombonera, sino a buena parte de La Boca y las calles y avenidas cercanas al estadio. Lo único que lograron negociar con la Conmebol fue un cambio de horario: originalmente el partido se debía disputar a las 19.30 y comenzará dos horas más tarde.

“No es lo mismo armar un operativo con toda la gente que sale de trabajar y está volviendo a sus casas que hacerlo a la noche donde hay mucho menos movimiento en las calles”, explicó a BigBang una fuente del Ejecutivo porteño. El megaoperativo de la semana pasada en el Monumental incluyó, además, presencia de la División Explosivos, Bomberos, drones, helicópteros y apoyo logístico de las cámaras fijas y otras cámaras movibles.

CRUCE CON NACIÓN

Más allá del importante operativo, este miércoles el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, aseguró en declaraciones a Viale 910 por radio La Red que le preocupaba que “tres días antes de la elección habrá miles de efectivos en un partido de fútbol”, y le apuntó al Gobierno porteño: “Esto ha sido responsabilidad de la Ciudad, que es quien habla con la Conmebol”. Sus dichos, supo BigBang, no cayeron para nada bien en la Ciudad.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Fuente: Big Bang News >> lea el artículo original