En torno a los gérmenes existen tantas leyendas urbanas como desconocimiento acerca de ellos. Si bien un sistema inmunológico fuerte y sano está preparado para que estemos en contacto con ellos sin experimentar problemas de salud, también es importante lavarnos las manos con frecuencia, especialmente después de tocar objetos que son auténticos imanes de microbios y que repasamos a continuación.

El lugar con más gérmenes del aeropuerto no es el baño

A la hora de lavarte las manos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan usar jabón y agua limpia o un desinfectante para manos a base de alcohol, ambas formas efectivas demostradas para mantener a raya a las bacterias.

10 objetos comunes plagados de gérmenes y bacterias

  • Dinero en efectivo: Algunas investigaciones científicas como esta han demostrado que algunas monedas y monedas contienen incluso agentes patógenos como E. coli y salmonela.
  • Pasamanos y pomos: Uno de los momentos críticos para recordar que debes lavarte las manos es después de viajar en transporte público, donde varias personas tocan continuamente las mismas superficies, incluyendo desde los pasamanos de una escalera mecánica hasta postes en el metro o puertas de baños.
  • Cartas de los restaurantes: Tal y como te advertimos en este artículo, una investigación elaborada por la Universidad de Arizona halló que los menús de los establecimientos gastronómicos tenían la friolera de 185.000 organismos bacterianos.
  • Bolígrafos de otras personas: ¿Sabías que el bolígrafo de oficina promedio tiene 10 veces más que los gérmenes del váter de oficina promedio, con aproximadamente 200 bacterias por pulgada cuadrada, según el Wall Street Journal?
  • Cualquier animal: Según Nesochi Okeke-Igbokwe, médico y experta en salud, los animales pueden portar diversas enfermedades y como las mascotas forman parte de la familia, a veces se pasa por alto el lavado de manos.
  • Pantallas táctiles: Resulta clave lavarse las manos después de tocar cualquier pantalla inteligente, especialmente aquellas públicas como las de consulta ne aeropuertos o las empleadas para comprar billetes en el transporte público. Tu móvil tampoco se libra de la transmisión de agentes patogenos.
  • Tablas de cortar y esponjas de cocina: La cocina es un ambiente cargado de gérmenes. No solamente deberías lavar determinados alimentos crudos, sino que hay que prestar atención a los utensilios de cocina, trapos o estropajos para fregar los platos. Al respecto, un estudio reciente encontró hasta 326 especies diferentes de bacterias que viven en esponjas de cocina usadas.
  • Dispensadores de jabón: Investigadores de la Universidad de Arizona encontraron dispensadores de jabón recargables especialmente cargados de gérmenes. Al presionarlos, cualquier bacteria que deseez lavar tiene la misma oportunidad de ser transferida al dispensador. El investigador principal Charles Gerba afirma que tocarlos puede transferir más bacterias a las manos que si las metieses en el WC. 
  • Objetos de un consultorio médico: La mayoría de las cosas en el consultorio de un médico albergan gérmenes o bacterias. De hecho, hay 46.000 gérmenes más en su bolígrafo que en un asiento de inodoro promedio. Otras cosas graves que se deben evitar son el reposabrazos de la silla de espera y la manija de la puerta.
  • Casi cualquier cosa en un aeropuerto: Unos 2,6 millones de pasajeros de líneas aéreas viajan todos los días, según la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos. Más personas significan más gérmenes y más espacios públicos compartidos donde los encontrarás. Evita tocar especialmente manijas de puertas, fuentes de agua, pantallas o bandejas de plástico de la línea de seguridad del aeropuerto, donde las personas depositan sus zapatos y bolsas, según una investigación publicada en BMC Infectious Diseases.

Fuente | Reader´s Digest

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original