El presidente estadounidense, Donald Trump, atacó nuevamente al Banco Central de Estados Unidos (FED).

'Si la FED hubiese hecho bien su trabajo, y no lo hizo, la Bolsa habría subido de 5.000 a 10.000 puntos más, y el PBI estaría por encima del 4% en lugar del 3%, con casi cero inflación', apuntó Trump.

El mandatario estadounidense definió entonces la política de ajuste monetario de 'asesina'.

'Habría tenido que hacer exactamente lo contrario', es decir, mantener las tasas bajas, resaltó.

Asimismo, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo el jueves que sigue teniendo confianza en el jefe de la Reserva Federal, Jerome Powell, pero que el presidente quiere seguir adelante con su plan de nombrar a un polémico partidario en la Junta de Gobernadores de la institución.

En un acto patrocinado por The Hill, Kudlow dijo que la Casa Blanca mantiene 'en este momento' a Herman Cain como su candidato a un puesto en la junta de la Fed, incluso a pesar de que varios senadores republicanos se expresaron en contra.

Trump también quiere mantener vigente el proceso pese a las acusaciones de mala conducta contra su candidato, ex presidente ejecutivo de una empresa de pizza, señaló Kudlow.

La controversia por el posible nombramiento de Cain, además del comentarista económico y seguidor de Trump Stephen Moore, continuó el jueves.
Funcionarios electos y grupos de interés de ambas partes del arco parlamentario respaldaron tanto a Powell como la necesidad de que la Fed se mantenga lejos del influjo de los políticos en sus decisiones sobre tasas de interés.

'El presidente de la Fed es el líder en el mundo de los bancos centrales.
Ahora, gracias a Dios, el presidente Powell está ahí, pero el hecho de que tenga que lidiar con una Fed políticamente motivada es algo muy peligroso'
, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

La 'captura' de los bancos centrales por parte de líderes nacionales ha sido señalada como la culpable de varios problemas económicos, desde la hiperinflación a deudas gigantescas usadas para financiar proyectos con la esperanza de ganar reelecciones.

Moore dijo recientemente que quiere incluir las políticas de Trump, ya que siente que su reelección es necesaria para el éxito económico del país, y que quiere combatir contra lo que denominó como 'crecimientofobia' en el seno de la Fed.

El vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, dijo en un evento que 'rendimos cuentas ante el Congreso.
La Fed es una creación del Congreso por estatuto.
Tenemos un mandato muy claro en negro sobre blanco (...) que son el máximo empleo y la estabilidad de precios'
, no la maximización de la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original