El dolor en el pecho y el brazo izquierdo son los síntomas más conocidos de un ataque cardíaco, aunque las mujeres pueden tener también dolor de espalda, de hombro o de estómago.
Ante estos signos los expertos recomiendan llamar a una ambulancia en el caso de que se tenga dolor en el pecho, la garganta, el cuello, la espalda, el estómago o los hombros con una duración superior a los 15 minutos.

Sin embargo, tal como evidencian dos estudios del registro polaco de síndromes coronarios agudos presentados en el Congreso de la Sociedad Europea de la Cardiología celebrado en Málaga, es más probable que las mujeres llamen antes a una ambulancia por sus maridos que por ellas mismas.

Los análisis que dan lugar a esta percepción incluyen un total de 7.582 pacientes con infarto de miocardio con elevación del segmento ST (STEMI), un tipo grave de ataque cardíaco en el que se bloquea una arteria importante que suministra sangre al corazón.

Los resultados del electrocardiograma se transmitieron desde la ambulancia a un centro de ataque cardíaco en el 40 por ciento de los pacientes aproximadamente.
En las mujeres, la probabilidad de transferencia de electrocardiograma fue del 34 por ciento en el caso de las mujeres de 54 años o menos, y del 45 por ciento en las de 75 años o más.
En los hombres, la tasa de transferencia fue de alrededor del 40 por ciento, independientemente de la edad.

En general, los datos mostraron que el 45 por ciento de los pacientes fueron tratados dentro del período de tiempo recomendado.
Si bien este dato era menos frecuente en el caso de las mujeres.
Después de ajustar los factores que podrían influir en esta relación, el sexo masculino se mostró como un factor predictivo independiente del tratamiento dentro del plazo recomendado.
«Una de las razones por las que las mujeres tienen menos probabilidades de ser tratadas en el plazo recomendado es que tardan más en llamar a una ambulancia cuando tienen síntomas, lo que es especialmente preocupante en el caso de las mujeres más jóvenes», expresaron los investigadores.

Apúntate a la

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original