A raíz de la emergencia sanitaria decretara por el gobierno nacional por la pandemia por el coronavirus COVID-19 que tiene suspendidas todas las actividades deportivas, la dirigencia de la APTP (Asociación Piloto Turismo Pista), decidió ayudar a los preparadores (chasistas y motoristas) con una ayuda económica a modo de préstamo de 1.000 dólares a fin de que puedan afrontar en parte la difícil situación por la que están atravesando.

Dicho préstamo deberá ser devuelto en el 2021 en 10 cuotas de 100 dólares cada una. Aquellos que no lo necesiten en la actualidad, lo podrán pedir en el transcurso del 2020.

Más allá del gesto, el proceder de los directivos de la Asociación Piloto Turismo Pista (APTP) es el fiel reflejo de una línea de gestión que comenzó en 2012, luego de los problemas institucionales que se sucedieron durante el 2011 y motivaron un borrón y cuenta nueva.

Con la llegada de la Comisión Directiva encabezada por Fernando Moni y Domingo Serpa, la categoría estableció una política de conducción que tenía como lev motiv 'cuidar el bolsillo de los pilotos'.

La receta es ejecutada con prolijidad y los resultados se ven en el crecimiento sostenido que tiene la divisional hasta el día de hoy. Con los proveedores, el lema siempre fue conseguir el mejor producto posible a un costo que no ponga en jaque el presupuesto de los actores principales del deporte motor.

Por su parte, otra de las muestras de solidaridad que dejó a las claras el modelo de gestión del Turismo Pista fue el incidente que se produjo durante la competencia de Junín en 2015, cuando los autos de Carlos D'Antonio y Martín Fierros se prendieron fuego, al igual que algunas herramientas del equipo Antolín Competición, luego de un desperfecto eléctrico en la zona de boxes.

En aquella ocasión, la categoría respondió con la construcción de los dos autos nuevos y la reposición de los elementos perdidos a la familia mendocina, dando otro ejemplo más de que prefiere hablar con hecho más que con palabras.

DANIEL ANTOLÍN

Realmente nos sorprendió el muy buen gesto que tuvo la gente de la categoría, sinceramente muy bien de parte de ellos donde todo el mundo los terminó felicitando. Hemos charlado muchas veces entre colegas que el gesto es para destacar y realmente agradecido que hayan pensado en nosotros porque no sé si todas las categorías lo habrán hecho.

En algún caso en particular lo habrá recibido, yo en el caso mío le dije al presidente que espero que me lo tenga que hacer llegar ese dinero (1.000 dólares), porque sería que estamos tocando fondo y más que la situación económica es crítica para nosotros espero que esto se pueda retomar y reactivarse el automovilismo en un mes o dos y volver a trabajar que es lo que necesitamos.

Trabajar hemos estado trabajando todos los días donde teníamos bastante trabajo atrasado que es lo que hemos hecho y tratar de ponernos al día donde realizamos trabajos que no los teníamos pensado hacer o que lo íbamos a hacer cuando tuviéramos más tiempo.

En lo económico estamos pasando un mal momento porque los gastos son los mismos y queremos que esto se reactive que vuelva todo a la normalidad lo antes posible con todas las medidas de precaución y seguridad y que el automovilismo vuelva porque si no vamos a tener que dedicarnos a otra cosa. No es fácil volver a abrir el taller a lo que es el público, no es que sea imposible pero va a tomar un tiempo para que la gente vuelva al taller.

También sabemos que cuando se reactive el automovilismo habrá que ver que piloto está en condiciones de volver a correr y en qué condición porque también ha sido un golpe muy duro a toda la economía. La cosa no está nada fácil pero esperemos que durante lo que queda del año podamos hacer 3, 4 o 5 carreras y con eso nos vamos a conformar.

Todo va a depender del pico de contagio del coronavirus cuando será y espero que no llegue nunca. Por ahí escuchas noticias de uno y de otro que en interior del país se está mucho mejor que en Capital Federal, eso lo sabemos, pero bueno esperemos que como dicen que en setiembre podría volver la actividad y en los últimos meses del año podamos hacer algo.

Con cierta por ahí hablamos de Mendoza y Buenos Aires donde está todo el mundo en la misma situación con algunos mejor que otros pero estamos todos a la espera.

Ayer leía unas noticias que gente del Turismo de Carretera están muy complicados porque son talleres muy grandes con muchos empleados y si esto no arranca van a tener que cerrar.

Nosotros tal vez nos dedicaremos a los autos de calle a tratar de mantenernos en lo económico pero creo que otros talleres van a estar complicados.

No le veamos con tan malos ojos, esperemos que en un par de meses esto se reactive y podamos volver a la normalidad de a poquito.

Ojalá que todo esto mejore tanto en lo económico como en la salud. 

Fuente: Sitio Andino >> lea el artículo original